Acoso Escolar

iStock_Craig-Dingle_000018393520_Small-300x300El acoso escolar es cualquier forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre escolares de forma reiterada, tanto en el aula, como a través de las redes sociales. Cuando el acoso escolar se produce además de en el horario escolar en las redes sociales empeora en grados insospechados el daño psicológico causado en la víctima.

Según el estudio Cisneros X las agresiones físicas representan un 10% de los casos y son las más visibles, siendo las agresiones psicológicas como el hostigamiento, las amenazas, la intimidación o las coacciones los hechos más frecuentes y más difícilmente detectables de acoso escolar. Dicho estudio lanza datos preocupantes señalando que uno de cada cuatro alumnos (25%) sufre acoso escolar entre sus compañeros y el mayor riesgo se encuentra en la franja de edad entre los 11 y los 14 años.

En muchas ocasiones las situaciones de acoso escolar pasan por alto porque los adultos etiquetan lo que está ocurriendo como juegos o cosas de chiquillos. Cuando a un niño/a o adolescente dejan de hablarle, lo llaman por un mote, lo ridiculizan, lo insultan, no le dejan jugar, se meten con su apariencia física o su forma de ser y estos hechos alteran su vida normal, este niño/a está siendo víctima de acoso escolar y no se trata en ningún caso de juegos de chiquillos. Tampoco y en ningún caso estas acciones pueden justificarse porque el niño o niña  víctima tenga una forma de ser complicada o un aspecto físico diferente. Cualquier niño/a es susceptible de ser víctima de acoso escolar y nunca es responsable de lo que le está ocurriendo.

El niño víctima de acoso escolar puede no contar lo que le está ocurriendo por miedo a sus acosadores o lo que es peor puede que sí lo haya contado  pero haya encontrado que los adultos minimizan su discurso con lo que finalmente llega a una situación de indefensión en la que cree que él es el responsable del maltrato que padece. Cuando el acoso escolar no es detectado a tiempo las consecuencias para el niño son graves. Problemas de ansiedad, depresión, baja autoestima, dolores difusos, problemas de concentración con la consecuente bajada de notas y en casos extremos de acoso ideación suicida. Los adultos que han sufrido acoso escolar en su infancia sin que nadie reparara el daño en su momento,  es posible que presenten trastorno de estrés postraumático u otros síntomas psicológicos como ansiedad social o depresión.

Es importante hablar sobre qué es el acoso escolar y cómo puede prevenirse para concienciar a la sociedad sobre este grave suceso. Además de incorporar en colegios e institutos herramientas o figuras que velen por la seguridad de sus individuos.

Os dejo un enlace a una página con información excelente sobre acoso escolar.

http://www.acosoescolar.com/

Deja un comentario