Despatologizar la psicología clínica

Creo que pocas veces he leído algo tan clarificador del concepto de enfermedad mental.  En pocas páginas Méndez y Costa explican la evolución perversa que las etiquetas nosológicas en enfermedad mental han tenido hasta nuestros días y sus consecuencias para las personas.  Liberar a la sociedad de diagnósticos cerrados, como esquizofrenia paranoide, depresión mayor, trastorno por déficit de atención con hiperactividad…da sentido a la comprensión de problemas vitales que tienen muchas personas. Desde una perspectiva transaccional los delirios (por ejemplo) no pertenecen a la categoría de los hechos patológicos ni de los síntomas. Si entendemos los delirios como problemas psicológicos, al margen de la enfermedad a la que desde hace unos años se han asociado, se abre la posibilidad de darles una respuesta más humana además de obvia. Quizá esta obviedad  no resultara sugerente para las compañías farmacéuticas. En definitiva  “los problemas psicológicos son experiencias vitales inherentes e intrínsecas a las transacciones entre la biografía y el contexto, brotan de ella, con los factores biográficos y contextuales y de la historia biofráfica que las definen  y cuya naturaleza analizan y explican los paradignas de la psicología” (Méndez y Costa, 2012)Todo ello sin negar la importancia de los procesos neurofisiológicos en la conducta. Aunque bien es cierto que“en el cerebro no hay ningún lugar donde la neurofisiología se convierta misteriosamente en psicología”  (Rose, 2008:186).

Espero que os guste el artículo: http://www.papelesdelpsicologo.es/pdf/2135.pdf

 

 

 

 

 

Deja un comentario